Siempre en el recuerdo

Son tiempos de dolor y tristeza para nuestra Asociación. En las últimas semanas nos han dejado compañeros muy queridos por todos.

Primero se fueron Goyo Benito e Ico Aguilar, que formaban parte de esta gran familia de veteranos y que tantos años jugaron juntos en el Real Madrid. No solo fueron jugadores que marcaron una época, sino que con el tiempo se convirtieron en auténticos símbolos para los aficionados, defendiendo siempre en el campo los valores que han hecho grande a nuestro Club. Aunque nos embarga una pena enorme por su pérdida, nos vienen a la memoria muchos y buenos momentos que hemos compartido con ellos

Tuvimos el honor de que cuando sus vidas deportivas tocaron a su fin, y siguiendo el ejemplo de sus predecesores, se unieron a nosotros para colaborar en el crecimiento de esta Asociación.

Mientras aprovechaban para seguir viviendo intensamente la ilusión por el fútbol y por su Real Madrid, participaban activamente con los veteranos con el fin de ayudar a otros compañeros. Inolvidables aquellos largos viajes por toda España para jugar partidos por una buena causa, aquellas reuniones interminables contando un sinfín de anécdotas, las comidas de Navidad, etc.

Igualmente queremos acordarnos de Aurelio Campa, que jugó en los primeros años cincuenta y que ha fallecido recientemente. Llevaba con gran orgullo su pertenencia a la Asociación desde su retiro londinense.
También sentimos especialmente la reciente desaparición del expresidente del Real Madrid Lorenzo Sanz, que siempre hizo gala de su gran pasión por el Real Madrid y de un cariño extraordinario hacia nuestra Asociación. Asimismo nos acordamos de Radomir Antic, que coincidió como entrenador del Real Madrid con muchos de nuestros compañeros, y de Amador Suárez, quien fuera vicepresidente del Club, que también nos han dejado hace poco.

Desgraciadamente y al igual que tanta gente en España, la triste situación que hemos padecido nos ha privado al igual que a muchos madridistas de haberles dado la despedida que merecían.

Desde aquí les rendimos este pequeño homenaje con la certeza de que nunca podremos olvidarles.

Siempre tendrán un lugar en nuestra memoria.