LOS VETERANOS IMPONEN SU CLASE EN HUNGRÍA

Victoria por 1-3 en Debrecen con goles de Congo, Vallina y Morientes

debrecenequipoEl equipo de veteranos del Real Madrid sigue contando sus partidos por victorias. El pasado sábado se impuso por 1 a 3 al DVSC en la localidad húngara del mismo nombre.

 

A primera hora de la mañana del mismo sábado la expedición madridista partía del aeropuerto Adolfo Suárez, llegando apenas tres horas después a Debrecen, ciudad situada a escasos kilómetros de la frontera rumana. Tras un caluroso recibimiento y en medio de una enorme expectación, la delegación encabezada por los legendarios Miguel Ángel y Vicente Miera se dirigió a un restaurante céntrico donde se celebró una comida con las autoridades y el equipo rival. En un ambiente de gran camaradería discurrió el almuerzo a cuyo postres José Toth, un húngaro afincado desde hace muchos años en Madrid y que viajó con los madridistas, aprovechó para proponer un brindis con los dos equipos.

Tras un breve paseo, los jugadores se trasladaron a la catedral donde tuvieron la oportunidad de admirar unas pinturas que constituyen el principal reclamo turístico de Debrecen. Una interminable legión de seguidores se convirtió en la sombra de los integrantes del equipo, solicitándoles fotografías y autógrafos sin descanso. Posteriormente, el equipo se desplazó hasta el Nagyerdei Stadion, escenario del encuentro.

En este modernísimo recinto se inició el partido a las seis de la tarde. El entrenador Geni dispuso el siguiente once de salida: Contreras; Velasco, Cabrera, Pavón, Sabido; Aragón, Fernando, Morán, Morientes; Tote y Congo. Posteriormente actuaron Emilio Álvarez, Palencia, Grosso, Juanma, De las Heras, Vallina y el propio Geni. También Rafa Martín Vázquez disputó los minutos finales del choque. Amavisca no pudo jugar al resentirse de unas molestias durante el calentamiento.

Muy pronto inaguró el marcador Congo para el Real Madrid tras aprovechar una indefinición de la defensa húngara. Con el 0-1 se llegó aldebrecenmorientes2 descanso. En la reanudación Vallina con un remate cercano logró el 0 a 2. Fernando Morientes tras una escapada en solitario y después de driblar al portero hizo el 0 a 3. El equipo magiar logró su único tanto merced al lanzamiento de un penalti en las postrimerías del partido.

A la finalización del encuentro, los dos equipos disfrutaron de una cena en una sala VIP del estadio. A continuación, los blancos se dirigieron al aeropuerto y embarcaron en el avión de vuelta, aterrizando en Madrid pasadas las dos de la madrugada y poniendo punto y final a una larga y fructífera jornada.