VICTORIA DE LA SOLIDARIDAD

El Real Madrid se impuso 0-4 en Torrelavega a una selección cántabra

El fútbol es algo más que un deporte. Es un espectáculo que se presta a diversas funciones aparte de la competitiva. Es juego, es diversión, motivoTorrequipo de recreo y también, y en un grado importante, solidaridad, como ayer quedó de manifiesto en El Malecón. Los equipos de veteranos de la selección de Cantabria y del Real Madrid unieron el talento que conservan y su energía en favor de los más necesitados, prestándose generosamente al servicio de una noble causa. El fútbol fue lo de menos. Lo importante, los 2.500 euros recaudados para ayudar a familias de Torrelavega y su comarca.

 

El partido benéfico, organizado por Coorcopar, reunió a un elenco de futbolistas ya retirados pero que dejaron sobre el césped muestras de que el tiempo puede mermar las fuerzas, pero no la calidad. Jugadores de la talla de Buyo, Amavisca, Santillana, Víctor o Gonzalo Colsa se movieron por el campo, bajo la pertinaz lluvia, divirtiendo a los espectadores, levantando aplausos y removiendo viejos recuerdos. En el banquillo cántabro estuvo además Pedro Munitis, actual entrenador del Racing. La anecdótica victoria fue para los merengues por 0-4, pero el resultado ayer, más que nunca, era lo menos importante.

Torrvíctor2Cantabria 0-Real Madrid 4

Cantabria: Raba, Justo, Nené, Ortega, Moratón, Agote, Vichu, Solaeta, Colsa, Faizulin y Diego Martín. También jugaron Toño, Javi Mantilla, Echevarría, Alberto Ortiz, Manu Preciado, Abad, Higuera y Edu Odriozola.

Real Madrid: Buyo, Cabrera, Juanma, Pavón, Sabido, Mesas, Víctor, Velasco, Tote, Santillana y Amavisca. También jugaron Cobo, Emilio Álvarez, Grosso, De las Heras, Vallina, Geni y Quique Velasco. goles 0-1 (min. 58): Amavisca, de penalti. 0-2 (min. 66): Quique Velasco. 0-3 (min. 69): Vallina. 0-4 (min. 90): Geni. incidencias El Malecón. 500 espectadores en las gradas.

No parecía un partido productivo en tantos, al menos tras lo visto en la primera parte. Faltaron para eso una puntería mas afinada y algo de intensidad. Compensadas ambas por un buen toque de balón –hay cosas que no se olvidan–, experiencia a raudales y juego vistoso. De hecho, el gol no llegó de jugada, precedido de un centro o un pase en profundidad, sino de penalti. Emilio Amavisca, por el que parece que no pasan los años, fue el encargado de transformarlo y batir, ya en la segunda parte, a Laureano Echevarría. Tras un primer tiempo equilibrado, con ambos equipos compitiendo en posesión y ocasiones, el combinado merengue volvió del descanso mostrando una importante superioridad, especialmente en el aspecto físico. Al tanto de Amavisca desde los once metros le siguieron minutos después dos goles casi seguidos: el primero de Quique Velasco y el segundo de Vallina. La balanza se inclinó hacia el lado visitante. En el último minuto marcaron los madridistas el cuarto y definitivo, obra de Geni.

Antes del juego y durante el tiempo de descanso hubo lugar para el folclore, con la entonación coral del Canto a Torrelavega y la actuación de variosTorrsalida grupos de danzarines, que tiñeron la tarde de color regional. En suma, un bonito espectáculo donde se puso un granito de arena en beneficio de la sociedad. Encomiable la actitud de Coorcopar y de todos aquellos aficionados que se acercaron al campo en una tarde fría de lluvia, en vez de quedarse en casa, con un único propósito, depositar su pequeño ladrillo de solidaridad y ayudar a aquellos que más lo necesitan.

El Diario de Montañés