LAS LESIONES LASTRARON AL MADRID

opo-rmEl Oporto conquistó la Liga Fertiberia ante un heroico Real Madrid

12-9, resultado final en un Dragao Caixa lleno hasta la bandera

En su tercera temporada como equipo de la Liga Fertiberia de Fútbo Indoor, y su primera final, el FC Porto se ha proclamado campeón tras imponerse al Real Madrid en el Pabellón Dragao Caixa de Oporto. El conjunto portugués, que nunca ha perdido ningún partido en este recinto, prolonga así su racha de imbatido y conquista uno de los títulos más disputados de los últimos años, para el que ha tenido que eliminar al vigente campeón, el Celta de Vigo, en semifinales y al equipo que más finales lleva en la historia de la competición: el Real Madrid, que con ésta ya son tres las finales perdidas. Ante su público, y en presencia de su presidente, Pinto da Costa, el FC Porto se proclamó campeón de la Liga Fertiberia de Fútbol Indoor.

 

El Real Madrid fue el primero en avisar y mostrar sus armas. Apenas se habían disputado unos segundos de juego cuando Iván Pérez avisó con un disparo que atajó Rui Correia. Poco después, Amavisca no falló y estableció el 0-1 antes de cumplirse el minuto 2. Era la señal de aviso del Real Madrid de que no estaba dispuesto a dejar escapar el título en otra final, como ya le sucediera en dos ocasiones anteriores. La reacción del FC Porto no se hizo esperar y cuatro minutos más tarde igualaba el marcador. A partir de ahí el partido entró en una fase de gran igualdad, sin que hubiera un dominador claro del juego y con los dos equipos ofreciendo sus mejores versiones en el capítulo defensivo. La intensidad con la que se empleaban tanto Real Madrid como FC Porto para evitar las acometidas rivales hicieron muy difícil que las jugadas pudieran finalizarse con éxito. Así, ambos equipos llegaron al minuto 20 con dos goles cada uno. En ninguno de los encuentros que habían disputado hasta la final a lo largo de la temporada habíando superado el el primer tercio del partido con un marcador tan bajo. Este detalle refleja el rigor y al seriedad con la que uno y otro se empleaban para recuperar el balón e impedir que los remates llegaran con claridad a sus respectivas porterías. El Real Madrid fue quien salió peor parado de esta dinámica, ya que Amavisca y Cabrera sufrieron dos golpes que se tradujeron en sendas lesiones. Esta circunstancia la aprovechó el FC Porto en los últimos minutos del primer tiempo, donde gracias a su mayor número de efectivos para realizar rotaciones desde el banquillo consiguió llegar más fresco físicamente y marcar dos goles para marcharse al descanso con un marcador de 4-2 a su favor.

En la reanudación se repitió el mismo guión con el que arrancó el partido en el primer tiempo. El Real Madrid intensifió su juego ofensivo para acortar distancias lo antes posible y así fue cómo en el minuto 9 logró igualar el marcador por mediación de Tote e Iván Pérez, ambos muy activos en ataque. Ése fue el detonante para que el FC Porto pisara el acelerador, con Capucho como principal protagonista. El jugador portugués marcó tres goles en apenas cinco minutos para volver a situar a su equipo por delante. El partido entró en ese momento en una fase de intercambio de golpes, con continuas idas y venidas de una a otra portería y los dos equipos dispuestos a no dejar escapar la menor ocasión para hacerse con el título de campeón de la Liga Fertiberia de Fútbol Indoor. Era tal la intensidad ofensiva de FC Porto y Real Madrid que en los primeros veinte minutos del segundo tiempo habían marcado 11 goles.

Fueron sin embargo los portugueses quienes salieron más beneficiados de ese intercambio de ocasiones de gol, merced a la calidad de sus jugadores de ataque y a que supieron organizarse al contragolpe para entrar en los últimos cinco minutos con una renta a su favor de tres goles. El Real Madrid, por su parte, acusó en el tramo final del encuentro tener dos jugadores menos para realizar rotaciones, por las lesiones de Amavisca y Cabrera. A pesar de ello no bajó los brazos, buscando en todo momento una posible remontada que no llegó, entre otras cosas porque el FC Porto supo administrar su renta en los minutos finales para proclamarse en su casa, y ante su público, campeón de la Liga Fertiberia de Fútbol Indoor por primera vez en su historia.

FC Porto: Rui Correia; Rui Barros, Fernando Gomes, Fernando Couto y Pedro Emanuel. También jugaron: Ze Carlos, Mário Silva, Maniche, Capucho, Bino y Pedro Mendes.

Real Madrid: Martín-Delgado; Velasco, Amavisca, Belenguer e Iván Pérez. También jugaron: Maté, Tote, Morán, Cabrera y Palencia. Goles: 0-1 Amavisca (min.2), 1-1 Rui Barros (min.6), 1-2 Iván Pérez (min.8), 2-2 Rui Barros (min.20), 3-2 Fernando Couto (min.28), 4-2 Rui Barros (min.29), 4-3 Tote (min.35), 4-4 Iván Pérez (min.39), 5-4 Capucho (min.40), 6-4 Capucho (min.42), 6-5 Tote (min.42), 7-5 Capucho (min.44), 7-6 Velasco (min.46), 7-7 Palencia (min.47), 8-7 Mario Silva (min.48), 9-7 Capucho (min.49), 10-7 Rui Barros (min.50), 10-8 Palencia (min.53), 11-8 Maniche (min.56), 12-8 Fernando Couto (min.60), 12-9 Palencia (min.60) Pabellón: Dragao Caixa

ligafutbolindoor.es