BUEN FÚTBOL Y SEÑORÍO EN RONDA

El Madrid se impuso por 0-3 a una selección andaluza, con goles de Amavisca, Rojas y Morán

Se celebró el 90 aniversario de C.D. Ronda y se homenajeó al rondeño Fernando Peralta

rondaequiposLa ciudad de Ronda recibió a la expedición de ex jugadores del Real Madrid rebasado el mediodía, en el que el sol jugaba a abrirse paso entre las nubes y con un agradable vientecillo. Atrás habían quedado el trayecto en el AVE y una hora, aproximadamente, la que transcurrió en autocar por la angosta carretera que separa Antequera de Ronda. En el hall del hotel Royal, los expedicionarios fueron recibidos por Francisco Villodres, actual presidente del Club Deportivo Ronda, y Manuel Guerrero, organizador de los actos del 90 aniversario del club rondeño.

Al llegar a Ronda, la noticia de que Diego Tristán y Carlos Domínguez habían sufrido un accidente de tráfico dejó gestos de preocupación, aunque luego se confirmó que las lesiones no habían sido graves. Ambos ex jugadores tenían previsto alinearse en la selección andaluza que se iba a enfrentar al Real Madrid. Minutos después se incorporaron al grupo viajero Miguel Ángel, una leyenda en la historia del Madrid como guardameta, que después de retirarse del fútbol siguió vinculado a la entidad madridista ejerciendo cargos de responsabilidad hasta jubilarse. A Miguel Ángel, apodado El Gato por sus felinas paradas, le acompañaba Pilar, su encantadora esposa, que camina por la vida con la misma sencillez y sinceridad de la que siempre hizo gala su marido, virtudes a las que añade una exquisita y educada amabilidad.

 

Un recorrido por la bella ciudad

A primeras horas de la tarde, tres ex jugadores que también militaron en el Madrid, Salguero, Contreras y Fernando se unieron a la expedición madridista para aportar su granito de arena en el partido que estaba programado entre el combinado andaluz y el conjunto blanco. Tras un paseo por la bella ciudad rondeña, contemplando los monumentos más destacables, entre ellos el Puente Nuevo, situado sobre la Garganta del Tajo; el puente árabe o el coso taurino de Ronda, cuna de la tauromaquia moderna surgida en el siglo XVIII, a los jugadores del Madrid no paraban de pedirles autógrafos, posar para fotografiarse con jóvenes o personas adultas. Caminaban por calles estrechas y muy pintorescas, con arcos, columnas, artesonados y arabescos que revelan el origen de este pueblo malagueño, enriquecido por las rejerías de sus ventanas, producto de la artesanía local.

 

Cordialidad y exquisitas viandas

En el recorrido, los jugadores del Madrid también fueron el centro de atención del gran número de turistas, japoneses, británicos, alemanes…, que visitaban Ronda. Al llegar al restaurante San Francisco, la cordialidad y las sonrisas de Paqui, la anfitriona, y de los camareros fue el primer plato, al que después siguieron unas exquisitas y ricas viandas, que degustaron los que luego serían los protagonistas del encuentro y los acompañantes de la Asociación de Veteranos del Madrid, como Antonio Pallarés, atento y servicial.

 

Homenaje y saque de honor

En autocar regresaron al hotel para descansar un rato antes de que Geni, el entrenador, diera la táctica correspondiente. Eran las siete de la tarde cuando rondamoránRafa, el conductor, se volvía a poner al volante del ómnibus para trasladar al equipo al Nuevo Campo de la Ciudad Deportiva de Ronda, donde a las ocho y media estaba previsto que ambos equipos, la selección formada por ex jugadores andaluces y el Madrid iniciaran el amistoso duelo. En los prolegómenos del partido, Roberto Gómez, hijo del siempre recordado Juan Gómez "Juanito", y Fernando Peralta, rondeño de nacimiento y excelente guardameta en su etapa deportiva, hicieron el saque de honor. Peralta recibió una plaza conmemorativa con motivo del 90 aniversario de la fundación del C.D. Ronda.

 

La primera parte, más vistosa

Había caído la noche sobre Ronda cuando se inició el partido. En las gradas, los cientos de aficionados que acudieron a presenciar el choque se divirtieron, aunque el sueño de empatar o derrotar al equipo blanco se marchitó como las rosas en el otoño. Bajo un viento racheado, que incluso acusaban los espectadores que no iban bien abrigados, el Madrid impuso su colectivo y rápido fútbol ante la voluntad y presión de su rival, que gozó de alguna ocasión de gol que no acertó a materializar. La primera parte resultó más vistosa que la segunda, aunque los dos equipos no escatimaron entrega y pundonor durante los noventa minutos de juego. Se llegó al descanso con una exigua ventaja de los madridistas, tras transformar Amavisca un claro penalti. En el segundo tiempo, un gol de Rojas y otro soberbio de Fernando Morán, dictaron la sentencia definitiva (0-3) de un encuentro que, a pesar de la derrota, quedará en los anales del Club Deportivo Ronda, decano del fútbol malagueño.

 

Abrazos, cena y despedida

Finalizado el partido, tras los abrazos entre los dos contendientes y los aplausos del respetable, tuvo lugar en el restaurante Bahía una amena cena antes de volver al hotel para regresar a Madrid a primeras horas del día siguiente, un sábado, el del 26 de octubre de 2013, que ya ha quedado en el recuerdo. El único apunte triste del encuentro fue que Iván Pérez, en una jugada fortuita, se lesionó, temiéndose que la lesión pudiera ser rotura del menisco y de ligamentos de la pierna izquierda. Un pronóstico eventual que estaba a la espera de confirmar por los médicos cuando le realizaran una resonancia magnética.

A los órdenes de Durán Pérez, de Antequera, así formaron inicialmente los dos equipos: Selección andaluza: Sánchez; Pierini, Juanito II, Juanito, Merino; Padilla, Roberto Gómez, Calderón; Oli, Jesule y Manolo Pérez. (También jugaron Álex Molina, Óscar, David León, Salva, Cuesta, Rafa Martín y Paco) Real Madrid: Contreras; Salguero, Pavón, Mesas, Pérez García; Rojas, Martín Vázquez, Fernando Morán, Fernando, Iván Pérez y Amavisca. Luego entraron Álex Pérez, Pérez García, Felipe Herrero, Grosso y Cobo.

 

Un rondeño querido y admirado

Durante el descanso, en el palco de honor, conversé con el homenajeado, Fernando Peralta, un rondeño querido y admirado por sus paisanos, que se encontraba junto a su padre, don Faustino. Nacido en Ronda, el 15 de mayo de 1961, Peralta se formó en las categorías inferiores del Málaga, dondesalgueroyperalta comenzó a destacar por sus grandes dotes de guardameta. Subió al primer equipo malagueño, en el que estuvo cinco temporadas. En 1985 fichó por el Sevilla, en el que estuvo tres campañas. La llegada al club hispalense del portero ruso Rinat Dasaev supuso que fuera relegado a la suplencia, lo que motivó que Peralta regresará al Málaga en 1990. Dos años después firmaba por el Castellón y, después de un par de campañas en el Compostela, decidió colgar las botas en 1997. Actualmente es comentarista de programas deportivos de Canal Sur.

 

“Miguel Ángel era mi ídolo”

Al preguntarle a Fernando Peralta por el homenaje recibido por sus paisanos, con voz pausada y, a veces, sin poder ocultar la emoción, dijo: “La verdad es que ha sido un acto muy sentimental, del que, lógicamente, estoy muy agradecido a todas las personas que lo han organizado y a los aficionados rondeños. Cuando más me emocionado ha sido en el momento de fundirme en un fuerte abrazo con Miguel Ángel, aquel extraordinario portero del Madrid y de la selección española al que desde niño tuvo con mi ídolo. ¡Qué gran guardameta y qué excelente persona! El fútbol ya quedó atrás para los dos, aunque mantenemos el espíritu de haber sido futbolista. Ahora, lo que espero y deseo, es que el Ronda salga lo antes posible de la última posición que ocupa en el grupo noveno de la Tercera División y que el Málaga, el otro equipo de mi tierra, se mantenga sin apuros en Primera División”.

Ronda, una ciudad puro arte, ya quedó archivada en los anaqueles de la Asociación de Veteranos del Real Madrid. Los ex jugadores que la representaron en esta ocasión, volvieron a dejar alto el pabellón alto de la citada entidad y del club. El buen fútbol y el señorío se conjugaron en la localidad malagueña.

Luis Miguel González