EL MADRID DIO LA TALLA EN BERLIN

En un torneo en el que participaron cinco equipos alemanes, quedó subcampeón en la tanda de penaltis

“Koke” Contreras, premiado como el mejor portero del evento

koke1En Berlín, la capital de Alemania, el equipo del Real Madrid de veteranos fue invitado al torneo Flextrom Cup 2013 en el que participaban, además del conjunto español, cinco equipos germanos. Los participantes se repartieron en dos grupos: en el “A” figuraban el Borussia Mönchengladbach, Bayer Leverkusen y el equipo blanco; en el “B” el Hertha de Berlín, Stuttgart y Unión Berlín.

La competición se había programado por el sistema de liguilla. Los dos primeros clasificados de cada grupo jugarían las semifinales y la final, el decisivo partido para adjudicarse el valioso trofeo que estaba en juego.

Los encuentros se celebraron en el Max Schmelling Halle, nombre que se puso a este recinto deportivo en honor del mítico boxeador alemán. Una leyenda del deporte de las doce cuerdas. Un campeón del mundo que nació en Klein Luchow (Alemania, 28-9-1905) y falleció en Hamburgo, a los 99 años de edad, el 2 de febrero de 2005.

 

Lleno a reventar

En todos los partidos no cabía un alma en el pabellón. Las 10.000 localidades de sus gradas siempre estuvieron a rebosar. Los aficionados más ruidosos, con bombos, trompetas, banderas, bufandas, escarapelas…, fueron los que representaban a los dos equipos berlineses. Con Sabido al frente como representante de la Junta Directiva, la expedición del Real Madrid estaba compuesta por Buyo, Contreras, Velasco, Fernando Sanz, Pavón, Juanma, Alfonso, Amavisca, Meca y Míchel Salgado, que dejó de pertenecer al Madrid en 2009 para fichar por la entidad inglesa Blackburn Rovers, equipo en el que el gallego siguió dando lecciones de fútbol y de pundonor. Todos los jugadores madridistas actuaron en los respectivos encuentros, salvo Buyo, que los presenció desde el banquillo.

En la primera fase del evento, en la liguilla, el Madrid ganó al Borussia (2-3) y al Bayer Leverkusen (3-4). En las semifinales, tras empatar a dos frente al Unión Berlín en el tiempo reglamentado, el encuentro se decidió a favor de los madridistas en la tanda de penaltis. Los penaltis decidieron el campeón A la final llegaron los de Leverkusen y el conjunto hispano. Fue un partido de los que se graban en la retina de los aficionados, de los que se guardan como un recuerdo imborrable. Los dos equipos se emplearon con casta, tesón y sacando de sus chisteras, como si fueran magos, lo mejor de su repertorio. la foto

Los alemanes se adelantaron con dos goles en los primeros momentos del partido. Velasco acortó distancias. Un nuevo gol alemán aumentaba la ventaja hasta que Pavón logró el reducir de nuevo la diferencia. Un nuevo arreón teutón ponía el 4-2 en el marcador antes del descanso. La igualdad entre los dos adversarios fue tan digna de mención, por las memorables jugadas, ocasiones de gol y un juego que valía su peso en oro, que el partido finalizó con un empate a cuatro, gracias a dos goles de Alfonso y Amavisca que forzaron la prórroga. Aunque en el resultado, sin quitarle méritos al Bayer, también influyó el árbitro, que en ocasiones barrió para casa.

En los penaltis, esos lanzamientos que son a cara o cruz y en los que también juega el azar, los alemanes tuvieron mejor puntería que los españoles, y se adjudicaron el trofeo por un 3-1. El Madrid se proclamó subcampeón, pero en todos los partidos dio la talla. “Koke” Contreras fue premiado como mejor portero de la competición; Alfonso y Amavisca se convirtieron en los máximos realizadores del equipo blanco, con cuatro goles cada uno, y Dariusz Wosz, del Hertha de Berlín, se llevó el trofeo al máximo goleador y al mejor jugador del torneo.

 

Agradecimiento y turismo

koke2Concluido el atractivo y apasionante torneo, todos los equipos, así como directivos y representantes, fueron obsequiados en una cena de gala en el hotel Ellington. En los discursos, Eugenio Martínez “Geni”, entrenador de los veteranos del Madrid, tomó la palabra para, en un casi perfecto alemán, dirigirse a todos los presentes para agradecer la invitación y, al mismo tiempo, la acogida que tuvo el grupo madridista, plagada de simpatía y cordialidad, en Berlín. Antes de regresar a España, la organización ofreció a la representación española hacer una visita turística por la capital de Alemania. La Puerta de Brandeburgo, el Muro de Berlín, el Museo del Holocausto… Fue una sesión matutina, la del domingo 13 de enero de 2013, que también se grabó en la memoria de la expedición del Real Madrid.

Luis Miguel González