MATINAL

santamariaautorLa novedad matutina del partido contra el Osasuna ha sido muy positiva. El Estadio Bernabéu estaba completamente lleno. A propósito, recuerdo que en las giras que realizábamos en mi época de jugador ya jugamos en alguna ocasión por la mañana. En aquellas circunstancias, el equipo se amoldaba a las costumbres de cada país. Así, en una gira a principios de los años sesenta por Sudamérica, tuvimos que jugar un partido en Quito ¡a las nueve de la mañana!. Era debido a que a partir de media mañana bajaban las nubes y resultaba imposible despegar para volar hacia Guayaquil. Nos dieron galletitas para desayunar, salimos al campo y ganamos el partido. En cuanto terminó, salimos disparados al aeropuerto y a la hora de comer ya estábamos en la ciudad costera de Guayaquil. Tras la comida, otra vez al avión rumbo a Estados Unidos donde teníamos que cumplir con los compromisos firmados por el Club.