EN LA MESA, CINCO HISTÓRICOS GOLEADORES

Amancio, Suker, Morientes, Butragueño y Gento serán los ponentes del Foro Luis de Carlos

Un quinteto de delanteros que dejaron una huella imborrable en el Madrid

Amancio6El tradicional Foro Luis de Carlos, en memoria del siempre recordado presidente del Real Madrid, que ejerció el cargo tras la muerte de Santiago Bernabéu y que fue máximo rector del club siete años (1978-85), abre sus puertas con una sesión de lo más atractiva y apasionante bajo el título de “Goleadores”. El acto tendrá lugar hoy lunes, 11 de febrero, a las 20:00 horas, en el salón Gran Presidencial del hotel Villa Magna. El evento lo patrocina el Banco Gallego.

Los ponentes que hablarán de este tema, la suerte suprema del fútbol, el gol, serán cinco jugadores madridistas que dejaron a su paso por el Real Madrid la huella imborrable de su profesionalidad y de su exquisito fútbol. Cinco delanteros internacionales, Amancio, Suker, Morientes, Butragueño y Gento que, si se pudiera dar marcha atrás al túnel del tiempo, formarían actualmente un ataque de lujo. Atrás quedó un historial deportivo incuestionable que, a grandes rasgos, así podría quedar descrito.

 

El “gallego brujo”

Amancio Amaro (La Coruña, 16-10-1939) llegó al Madrid en 1962 procedente del equipo de su tierra natal, el Deportivo de La Coruña. El extremo e interior derecho gallego vistió la camiseta del equipo blanco durante 14 temporadas. En 1976 se retiró, tras un año antes recibir un homenaje, e inició su carrera de entrenador. Entre sus éxitos como técnico, destaca que el Castilla se proclamara campeón de la Segunda División bajo su dirección técnica, en cuyo conjunto logró que se fuera consagrando la “Quinta del Buitre”.

El jugador gallego era un extraordinario e imprevisible regateador. Capaz de quitarse de encima a dos contrarios en dos palmos de terreno. A su habilidad por la banda derecha, también unía su facilidad para el remate, como lo demuestran los 155 goles que marcó en los 471 goles que marcó. El “gallego brujo”, como también se le conocía futbolísticamente, lideró aquel Real Madrid de mitad de los años sesenta al que se bautizó como el conjunto “ye-yé”. Fue internacional con España 42 veces y con el Madrid conquistó nueve Ligas, tres Copas de España y una Copa de Europa. Amancio, que asumió el cargo de presidente del Centenario del Real Madrid, sigue vinculado al club: como asesor del presidente y como directivo de la Asociación de Veteranos del Madrid.

 

“El Buitre”, letal en el área

Aquel genio que tenía una quinta velocidad, que provocaba fascinación y al que idolatraba la afición madridista, tuvo que pasar tres pruebas para ingresar en el Real Madrid. Superada la tercera, en apenas dos años, los que trascurrieron de 1981 a 1983, después de jugar en el juvenil del Madrid y en el Castilla, Emilio Butragueño (Madrid, 27-7-63) debutaba con el primer equipo en casa del Cádiz el 5 de febrero de 1984. Alfredo di Stéfano, entrenador del Madrid por entonces, le brindó la oportunidad de jugar sus primeros 45 minutos en Primera División, tras reemplazar a Sanchís en el descanso. El debut de “El Buitre”, sobrenombre que acompañó a su fama internacional, fue apoteósico. El equipo blanco ganó al gaditano por 2-3 y dos de los goles fueron obra de Butragueño.butragueno5

A partir de ese encuentro, el delantero madrileño dio lecciones de fantasía futbolística. Su juego era letal en el área adversaria, por la pausa con la que se paraba, en la que parecía que se detenía el tiempo, y los defensas no sabían por dónde iba a salir. En esas jugadas tenía a la afición en vilo. Si lograba marcar, el clamor hacía retumbar el estadio. Butragueño integró las plantillas del primer equipo desde febrero de 1984 a junio de 1995, año en el que marchó a México para jugar con el Atlético Celaya. En su historial madridista figuran los 172 goles que logró en 463 encuentros oficiales, seis Ligas, dos Copas de España, tres Supercopas españolas, una Copa de la Liga y dos Copas de la UEFA, así como las 69 veces que defendió los colores de la selección española. En la actualidad ejerce como director de Relaciones Internacionales del Real Madrid.

 

“La galerna del Cantábrico”

Francisco Gento López (Guarnizo, Cantabria, 21-10-1933) está considerado como el mejor extremo izquierdo del mundo de todos los tiempos. Fichó por el Madrid en 1953, tras militar dos temporadas en el Racing de Santander. Llegaba al club de Chamartín un jugador cántabro cuya principal virtud era su endiablada velocidad, con la que desarrollaba su juego y traía en jaque al defensa adversario que, en más de una ocasión, llegaba a perder las fuerzas en la persecución del extremo santanderino. Gento vivió una de las épocas más doradas del Real Madrid, quizás la más histórica, con aquel equipo que se convirtió en el “rey” del Viejo Continente.

Estuvo en el Madrid la friolera de 18 temporadas, en las que jugó un total de 605 partidos oficiales y marcó 181 goles, ya que otras de sus virtudes era su potencia en el disparo. Es el único jugador de la entidad madridista que ganó seis Copas de Europa, además de 12 Ligas, dos Copas de España, dos Copas Latinas y una Intercontinental. También es el único que ha recibido tres homenajes por parte del club. En la selección española actuó en 43 ocasiones. Tras retirarse del fútbol inició la carrera de entrenador en las categorías inferiores del Madrid. Después dirigió al Castellón y al Palencia, pero temprano colgó el chándal de técnico. Francisco Gento, bautizado como “La galerna del Cantábrico” figura en la directiva de la Asociación de Veteranos del Madrid.C22 5Z Gento

 

“El cañonero croata”

Después de jugar en el equipo de su ciudad natal, el Osijek, y en el Dinamo de Zagreg salió de su tierra natal para correr un par de aventuras en el fútbol español: primero en el Sevilla (1991-96) y después en el Real Madrid, en el que tras salir del club sevillista militó tres temporadas. Se presentaba un hombre, Davor Suker (Osijek, Croacia, 1-1-1968), que venía con las credenciales de haber triunfado en el Sevilla en el puesto de ariete y que las superó en el equipo blanco. Suker era un delantero de gran movilidad, con un excelente disparo, sobre todo con su pierna izquierda, además de ágil, hábil en el regate, muy ofensivo y batallador. En una palabra: “El cañonero croata”. En los tres años que perteneció al Madrid actuó en 109 partidos oficiales, en los que consiguió 45 dianas. Ganó una Liga, una Supercopa de España, una Copa de Europa y una Copa Intercontinental. Fue 63 veces internacional con Croacia y, tras causar baja en el Madrid, se marchó a Inglaterra para fichar por el Arsenal.

 

El delantero trotamundos

El destino quiso, como si estuviera escrito, que Fernando Morientes (Cáceres, 5-4-1976), y Raúl González, compañeros en las categorías inferiores de la selección española, acabarían juntos en el Real Madrid. Morientes se inició en el fútbol en el Albacete y, después de destacar una temporada en el Zaragoza, el Madrid le contrató en 1997, cuando al equipo blanco le dirigía el italiano Fabio Capello. Una de las mayores virtudes del cacereño en el campo era, especialmente, su juego aéreo, su vivacidad en el área contraria y su olfato de gol.

Durante las seis primeras temporadas, Morientes era uno de los indiscutibles titulares. En 2003 de marchó al Mónaco francés, del que regresó en 2004 para jugar de nuevo con la camiseta del Madrid, una corta etapa en la que jugó 13 partidos. Dejó el club madridista para enrolarse en las filas del Liverpool inglés, donde también triunfó como delantero centro. Siguió el caminar del fútbol y Morientes se convirtió en un trotamundos. En los años que jugó en el Real Madrid marcó 60 goles, tras actuar en 182 encuentros oficiales. Con la selección española se alineó en 47 partidos. En la actualidad, Fernando Morientes dirige al Real Madrid juvenil B.

Luis Miguel González