SANTAMARÍA: "EL MADRID HA SIDO EL QUE MÁS MÉRITOS HA HECHO PARA GANAR LA LIGA"

“Habría que reducir la Primera División a 18 equipos”

“En la Asociación de Veteranos no puede haber ninguna rivalidad”

 

El fútbol sigue corriendo por sus venas. Lo vive más reposado, pero lo continúa analizando con intensidad cuando, en la conversación,santamaria3 surgen jugadas, estrategias, tácticas, faltas dentro o fuera del área… Ha sido cocinero y fraile en este deporte. Como jugador, un sublime defensa central, en los dos equipos que jugó, el Nacional de Montevideo y el Real Madrid, así como en los 31 encuentros que defendió la camiseta de la selección nacional uruguaya y 16 la española. Como entrenador, su inefable trabajo con las categorías inferiores de las selecciones españolas, hasta alcanzar el puesto de seleccionador nacional, o su destacada labor cuando durante más de un lustro dirigió al Espanyol.

Ahora, camino de cumplir 83 años, José Emilio Santamaría aún vibra desde el palco de honor del estadio Bernabéu, en el de Valdebebas, denominado Alfredo di Stéfano, su gran amigo y compañero en la época más dorada del Madrid, o cuando se retrepa en el salón de su hogar para ver partidos a través del televisor. Sepamos lo que piensa esta leyenda hispano uruguaya.

Llegó al Real Madrid a mediados de mayo de 1957, dispuesto a jugar con el equipo blanco la segunda final de la Copa de Europa, en la que el Madrid, tras ganar a la Fiorentina en Chamartín por 2-0, se programó bicampeón de Europa. Los trámites burocráticos de aquella época, su pase internacional no llegó a tiempo, impidieron que Santamaría debutase con el Real Madrid aquel 30 de mayo de 1957, glorioso para las huestes madridistas.

En el lejano recuerdo quedaron aquellas nueve temporadas luciendo la zamarra del equipo blanco, en las que Santamaría se caracterizó por su clase y solvencia defensiva. Vivencias, plagadas de triunfos, que son trazos del pretérito. Cuando hablamos aún se escuchaban comentarios de la final de la Champions Legue con la que soñaban miles y miles de aficionados. El Chelsea en el Nou Camp y el Bayern Múnich en el Santiago Bernabéu hicieron trizas todos los pronósticos e ilusiones. ¿Cuál fue el motivo de que los dos colosos del fútbol español cayeran en semifinales?

La interrogante la despeja Santamaría con estas palabras: “En mi opinión, a la cantidad de partidos que se juegan a lo largo de la temporada y a errores que los dos equipos cometieron frente a sus rivales respectivos. Llega un momento que la presión, el desgaste físico y psicológico, lo acusan los jugadores. No sólo por encuentros que juegan con sus clubes, sino con la selección española, cuya columna vertebral está formada por jugadores del Madrid y del Barcelona. Habría que reducir la Primera División a 18 equipos.

“Los colegiados españoles triunfan cuando arbitran en Europa, pero en España dejan mucho que desear”

Luego, desde mi punto de vista, hay otro gran problema en el fútbol español…” Le digo a qué problema se refiere y añade: “A los clubes que tienen los aplican la Ley Concursal por cuestiones económicas y que, sobre todo, afecta a los futbolistas. No perciben sus salarios, se desmotivan y los problemas se agudizan en todo el plantel. Es decir, se crea más paro. O se buscan urgentes soluciones al respecto o, a corto o medio plazo, el fútbol español se puede ir al garete”.

 

“Si hay que gritar o mandar se hace”

El Madrid llegó a rozar la clasificación para ser uno de los finalistas de la Champions League. El temprano 2-0 favorable hizo concebir muchas esperanzas, pero el penalti de Pepe, que transformó Robben, la prórroga, los penaltis que fallaron Ronaldo, Kaká y Sergio Ramos le dieron al Bayern el pasaporte para la final europea. “No es cuestión -puntualiza Santamaría- de hablar a toro pasado de fallos o aciertos. No me voy a referir a Pepe, ni a Fulanito ni a Menganito. Los defensas tienen que pensar que, cuanto más lejos esté el balón de su portería, menos peligros habrá para el portero. Hay que tener bien ordenada la defensa y si hay que gritar o mandar, como yo hacía en el Nacional de Montevideo, tanto de medio como de central, y en el Real Madrid, se hace sin que moleste a ningún compañero. Y siempre mirar si está de muy cerca de ti el árbitro para procurar evitar que la jugada termine con un penalti en tu contra. Y ya que he citado a los árbitros abundaré en esta cuestión”.

 

“Se perjudica el espectáculo”

Después de la última frase y tras un corto silencio, Santamaría se explaya: “Lo que actualmente ocurre en el fútbol español no es de recibo. Habría que cortarlo de raíz. Los árbitros españoles son los mejores cuando arbitran en Europa, pero en España dejan mucho que desear. En los saques de esquina hay empujones y agarrones que se deberían sancionar con penalti. Que hay que pitar en un partido dos o tres penaltis, pues se pitan. A los jugadores que simulan una lesión para perder tiempo, algunos se revuelcan como si los hubieran lesionado gravemente y luego se levantan tan campantes, se les debería mostrar tarjeta amarilla sin dudarlo ni un segundo. En los libres directos o indirectos cerca de las áreas, los jugadores que forman la barrera nunca están colocados en los metros reglamentados. Cuando el árbitro pita para ejecutar el lanzamiento, la barrera está a siete u ocho metros. Un roce con el hombro se castiga con penalti y hay que derribos dentro del área que se pasan por alto. Como no se aplica bien el Reglamento se perjudica el espectáculo”.

 

“Festejaremos el título”

Va cayendo el telón de la temporada 2011-12. El día que charlamos el Real Madrid era, virtualmente, el campeón de Liga. Cuatro años después, la afición madridista ha desempolvado bufandas, gorras y escarapelas para entonar el alirón. Será el 32 galardón que se adjudica el equipo blanco en la historia del campeonato doméstico. “El Madrid -segura- será campeón de Liga por méritos propios. Ha sido el equipo más regular a lo largo del torneo, batiendo un récord, superar los 107 goles de la temporada 1989-90, que será muy difícil de superar. Lógicamente es un éxito de los que nos alegramos y nos orgullecemos todos los veteranos por una sencilla razón: porque los ex jugadores del Madrid seguimos sintiendo estos colores con la misma pasión que cuando defendimos la camiseta blanca. Por tanto, en nombre de todos mis compañeros y en el mío propio, festejaremos el título de Liga por todo lo alto”.

Ha salido a relucir la Asociación de Veteranos del Madrid, en la que José Emilio Santamaría ejerce como tesorero de la Junta Directiva. En el horizonte ya se divisan las elecciones, en las que las candidaturas serán cerradas y en las que la pregunta flota en el ambiente: ¿habrá nuevo presidente y relevos de los actuales directivos? El máximo rector, Alfredo di Stéfano, que asume la presidencia desde que se fundó la Asociación, anticipó en estas páginas que se estaba pensando continuar como presidente.

 

“Lo negativo hay que borrarlo”

Al plantearle la cuestión, las frases de Santamaría brotan con mesura, pero poniendo el dedo en la llaga. “Alfredo cumplirá 86 años el próximo 4 de julio y, naturalmente, no se le pueden pedir muchos esfuerzos, pero su mente está muy lúcida. No sé lo que pensará y sin tardar mucho sabremos si decide dejar de ser presidente de la Asociación, de la que no hay que olvidar el gran espíritu con el que se ha trabajado y se sigue haciendo, tanto a nivel social, humanitario y deportivo.

Lo que no puede haber entre nosotros es rivalidad, aunque dos o tres se enfaden por pequeñeces. Soy el primero en comprender que haya ex jugadores con inquietudes y nuevas ideas por el bien de nuestra entidad, pero también hay que tener en cuenta que a la Asociación hay que dedicarse plenamente por la cantidad de actividades que genera todos los años. Todos debemos mirar a la Asociación bajo un prisma positivo y, en caso de que haya algo negativo, borrarlo para siempre. Si después de las elecciones hay nuevas incorporaciones a la Junta Directiva, pues bien venidas sean. La Asociación de Veranos del Madrid y el club están por encima de nosotros. Lo ideal es que siga siendo, como hasta la fecha, una entidad solidaria con los ex jugadores que más lo necesitan y, deportivamente, dejando el pabellón muy alto del Madrid en los partidos que juega el equipo de los veteranos, tanto dentro como fuera de España”. José Emilio, despejes de aquel sólido defensa central.

Luis Miguel González