MÍCHEL, UN ÍDOLO EN GRECIA

“Yo creo que el Madrid logrará la Décima”

“La Asociación de Veteranos es un espejo en el que se refleja una gran solidaridad”

Michel1Se ha venido a España, tras los éxitos como entrenador del Olympiacos griego, a disfrutar de unas merecidas vacaciones. Ha pasado por Madrid, ha tenido oportunidad de saludar a amigos y a compañeros de la larga etapa que jugó en el Real Madrid, desde las categorías inferiores, y ha encontrado un hueco para que conversemos. José Miguel González del Campo “Míchel” (Madrid, 23 de marzo de 1963), aquel interior de preciso pase y que tenía un guante en el pie que también utilizaba en el lanzamiento de faltas, sigue caminando por la vida con una abierta sonrisa y con la satisfacción de triunfar como técnico alejado de nuestras fronteras.

 

 

“Hay que trabajar donde confían en ti”

Con esa frase hemos iniciado el diálogo cuando aún estaba reciente la algarabía y el entusiasmo de los seguidores del Atlético de Madrid por el título de Liga conquistado en la última jornada del campeonato frente al Barcelona en el Camp Nou. Cuando le pregunto a Míchel si el equipo rojiblanco ha merecido ser campeón de Liga, respondió: “Por supuesto. La temporada 2013-14 ha sido muy interesante en todos los aspectos, Más bien diría que ha sido una campaña inaudita. Hasta la última jornada no se sabía el equipo que sería campeón y los otros dos equipos que acompañarían al Betis a Segunda División”. “El Atlético -prosiguió-, a lo largo y ancho del campeonato, ha sido no sólo el que confiaba en sus posibilidades, sino el que más ha luchado hasta el último minuto del torneo. Al Barcelona se le veía como dubitativo y el Madrid, lo cual no me explico, dejó escapar la Liga tras empatar en el Bernabéu con el Valencia y ofrecer una pobre imagen como visitante frente al Valladolid y el Celta de Vigo”.

 

“Hay que respetar al adversario”

Cuando hablamos quedaban cinco días para la histórica final española de la Champions, en la que los dos equipos más representativos de la capital de España, van a dirimir por primera vez por el título de la Copa de Europa. Míchel, curtido en ciertos de batallas europeas, aunque aquel Madrid fabuloso de la Quinta del Buitre no llegó a jugar nunca una final de la más prestigiosa competición continental, sobre este expectante partido en Lisboa dijo: “Yo creo que el Madrid va a lograr la décima Copa Europa, Y lo digo, que conste, con todos los respetos para el adversario. No sé cómo planteará Ancelotti el partido, pero cierto es que tiene una gran plantilla de jugadores para alinear un excelente conjunto. El Madrid va a tener enfrenta a un Atlético al que Cholo Simeone ha impregnado un afán de lucha, de brega, de constancia durante los noventa minutos de juego que sus hombre llevan a rajatabla. Por otra parte, si no puede jugar Diego Costa, el potencial de los rojiblancos en el ataque lo pueden acusar”. Se dio una vuelta por la sede de la Asociación de Veteranos del Madrid, de la que es socio, y al referirse a ella comentó: “Lo primero que le diré es que han sido tan buenos conmigo que no me han reclamado la deuda que tenía pendiente de la cuota mensual que pagamos los socios. El motivo de estar en la lista de morosos ha sido debido al estar trabajando en Grecia, pero ya estoy al corriente de pago. Y… ¿qué quiere que le diga de nuestra Asociación? Que es un espejo donde mirarse porque siempre dispuesta a ayudar a todo aquel que lo necesita”.

 

“Lo tengo complicado”

En el verano del 2005, Míchel dejó sus colaboraciones radiofónicas, y cambió el micrófono por el banquillo. Debutó como entrenador en el RayoMichel2 Vallecano, por aquellas fechas en Segunda B, al que ascendió a superior categoría. Al año siguiente, con la llegada a la presidencia del Real Madrid de Ramón Calderón, regresó al club, en el que dirigió al equipo filial y, tras el descenso a Segunda B. aceptó el cargo de director de la cantera madridista. A partir de 2008, tras desvincularse de nuevo del Madrid, fue entrenador del Getafe, al que clasificó para jugar la Copa de la UEFA en la temporada 2009-10. En febrero de 2012 fue contratado por el Sevilla, del que fue destituido como técnico el 14 de enero de 2013 y, apenas un mes después, se incorporó al Olympiacos, con el que ha logrado el título de la Superliga griega y la Copa del país heleno. La pregunta, tras repasar su trayectoria de entrenador a grandes rasgos, era evidente. ¿Cree que lo tiene complicado para volver a entrenar en España? La interrogante la despejó Míchel en pocos segundos: “La verdad es que sí pienso que lo tengo complicado. Yo creo que por mi cartel de madridista nunca me harían una oferta el Barcelona, Atlético de Madrid, Valencia, Athletic de Bilbao…, lo cual no entiendo. Un profesional del fútbol, en este caso los que somos entrenadores, no piensa en los colores que defendió en su etapa de jugador cuando recibe una oferta de otro club. Sólo piensa en trabajar al máximo y en intentar lograr los mayores éxitos para entidad que le ha contratado”. Un apretón de manos puso el epílogo a la charla. Míchel, un ídolo en Grecia.

Luis Miguel González