PAZOS, UN GUARDAMETA DE LEYENDA

“Mi deseo es que el Madrid derrote al Barcelona”

“La Asociación de Veteranos es admirada en todo el mundo”

Había regresado Manuel Pazos de unos de sus paseos matinales por Elche, donde reside tras defender la portería del equipo ilicitano durante sietepazos2 años, los que se escaparon entre 1962 y 1969. Aquella mañana, cuando se abre al diálogo, en el preámbulo de la conversación, la voz de este legendario guardameta brota con un tono sonoro, con el que se expresa recordando vivencias de su exhaustiva vida deportiva, la cual parece estar grabada en su lúcida memoria. Cuando aún no hemos intercambiado preguntas y respuestas, Manuel Pazos González (Cambados, Pontevedra, 17-3-1930) me confesó: “Acabo de cumplir 84 años y, aunque se nota la edad, la verdad es que me encuentro fenomenal”.

Aquel chiquillo que comenzó a demostrar sus grandes dotes como portero en tres equipos gallegos el Carabela juvenil y el Pasarón en categoría regional, debutó en Primera División en el Celta de Vigo. En las dos temporadas que estuvo en el equipo vigués (1951-53), sus prodigiosas intervenciones fue el aval que presentó para que el Madrid le contratara. En el equipo blanco sólo jugó una campaña, la 1953-54, en la que se proclamó campeón de Liga. Se llevó una sorpresa cuando el Madrid le cedió al Hércules y, tras actuar un año en el cuadro alicantino. al regresar a la capital de España fichó por el Atlético de Madrid.

 

Toda una vida de esplendor

Con el equipo rojiblanco, en el que se convirtió en titular indiscutible, logró dos títulos de la entonces Copa del Generalísimo y el de la Recopa de Europa. En la parcela internacional, Pazos jugó con la selección española B y fue convocado por la absoluta, en la que fue suplente del también mítico guardameta Antonio Ramallets. Después de siete temporadas en el Atlético, antes de firmar por el Elche, recibió del Ayuntamiento de Madrid la Medalla al Mérito Deportivo, por haber conquistado la primera edición de la Recopa Europa. En 1962, aún con la misma ilusión que cuando inició su carrera deportiva, el club ilicitano contrató a este gallego que dio muchas tardes de gloria en el campo de Altabix. En 1969, cuando su trayectoria en el Elche terminó, los aficionados pensaron que el idolatrado guardameta iba guardar los guantes y aquellas rodilleras que pasaron a la historia, pero Pazos, que ya había cumplido los 39 años, aún tuvo fuerzas para seguir siendo un celoso guardián de cuatro equipos, Novelda, Abarán, Thader Rojales y Santa Pola, que recorrían el sendero de la categoría regional. “Si mal no recuerdo, me retiré del fútbol con más de cuarenta años”, apuntó Pazos. Evidentemente, toda una vida de esplendor en los campos de hierba o de tierra.

 

“Adoro el fútbol”

pazos3En noviembre de 2013, en la decimoquinta jornada de Liga, en la que se enfrentaron el Elche y Atlético de Madrid, Manuel Pazos fue homenajeado en los prolegómenos del partido. Se le entregó una placa conmemorativa, en reconocimiento a su innegable entrega en la etapa que militó en el equipo ilicitano. Mientras recibía la distinción, los miles de espectadores que asistieron a aquel encuentro le tributaron una cálida ovación. Era el cariño a uno de los principales ídolos del Elche. Al repasar tan dilatada y brillante carrera deportiva, Pazos esquivó la vanidad y confesó: “Han sido muchos años en los que me he sentido muy feliz, porque adoro el fútbol. Guardo un grato recuerdo de todos los equipos en los que jugué, pero las siete temporadas que estuve en el Atlético de Madrid, así como el mismo número en el Elche, fueron inolvidables, pero, ya le digo, no me puedo olvidar de ninguno de los clubes a los que pertenecí, incluso de los que forme parte jugando en la Regional”.

 

El triste partido contra el Valladolid

Cuando le pregunto por qué sólo permaneció un año en las filas del Madrid, como si fueran pinceladas de nostalgia, afirmó: “La verdad es que no lo sé porque nadie me dio una explicación, pero saqué la conclusión de que fue debido a mi cesión por un año al Hércules y, después, causar baja en el Madrid en el partido de Liga que jugamos en casa del Valladolid en marzo de 1954”. Tras guardar un breve silencio, Pazos añadió: “Recuerdo que llegamos al descanso con uno a tres. Teníamos el encuentro controlado y no pensábamos que se nos podría escapar el triunfo, pero en el segundo tiempo encajé tres tantos y el equipo vallisoletano se llevó la victoria por un gol de diferencia”. “El entrenador -agregó- era Enrique Fernández y, en las cuatro jornadas que faltaban para finalizar el campeonato, me dejó en la suplencia. A este hecho hay que añadir los rumores de que yo estaba liado con la popular actriz Queta Claver, lo cual se demostró que no era verdad. Pienso que esas dos circunstancias, la derrota en el viejo campo de Zorrilla, y aquellos infundados rumores, fueron las causas de tener que dejar el Madrid y fichar por el Atlético”.

 

“La Liga está apasionante”

pazos4Ahora nos centramos en la Liga. Concretamente, en la visita del Barcelona al estadio Santiago Bernabéu y en el liderato del Madrid. Antes de entrar en detalles sobre el clásico, Manuel Pazos puntualizó: “En estos momentos, el campeonato está muy interesante. Yo tengo mi corazón repartido entre el Madrid y el Atlético que, dicho sea de paso, los rojiblancos están haciendo una temporada fabulosa, porque no tienen una plantilla tan buena como los madridistas y los azulgranas. El torneo también está muy interesante entre aquellos equipos que esperan clasificarse para las dos competiciones europeas y los que intentan desesperadamente salvarse del descenso. La Liga, desde mi punto de vista, está en un momento muy apasionante”. Cuando le digo que se atreva a dar un pronóstico del Madrid-Barcelona, vuelve a tomarse una pausa. Después aseguró: “A mí nunca me gustó aventurar un pronóstico, porque el fútbol es una caja de sorpresas, pero en esta ocasión le diré que deseo de todo corazón el Real Madrid venza al conjunto barcelonista. Y, claro está, si el Madrid se adjudica los tres puntos creo que esta temporada el título de Liga se lo llevará el equipo blanco, aunque no olvidemos que también ese galardón lo ambiciona el Atlético”. Al hablarle de Iker Casillas le pregunto cuál es su opinión sobre el guardameta del Madrid y, sin perder ni un segundo, subrayó: “Iker es un grandísimo portero, pero si ahora tiene que estar en el banquillo debe comprender que otros compañeros suyos también pasaron por esta situación muchos años, porque era muy difícil quitarle la titularidad. Debe aceptar la suplencia y motivarse para recuperar la titularidad”.

 

“La vida hay que tomársela con calma”

Me cuenta que su vida transcurre con mucha tranquilidad, plácida y sin sobresaltos. Al hacer referencia a ella, aprovecha la oportunidad para expresar su satisfacción de pertenecer a la Asociación de Veteranos del Real Madrid. “Comprenda -concluye- que a mis 84 años recién cumplidos la vida hay que tomársela con calma. Apenas voy al campo de Altabix para ser un espectador más cuando el Elche juga en su casa. Me doy un buen paseo por las mañanas, de una hora o algunos minutos más, y regreso a mi casa. Leo la prensa deportiva y, por la tarde, me entretengo viendo la televisión, que también me sirve para presenciar los partidos que se televisan”. “En Madrid tengo grandes amigos que fueron compañeros míos en el Madrid y en el Atlético. De vez en cuando hablo con ellos a través del teléfono. En cuanto a la Asociación de Ex Jugadores del Madrid, le diré que para mí es la mejor del mundo. Una Asociación que contribuye a que los ex futbolistas mantengamos la amistad y que es admirada en los cinco continentes por su solidaridad con todo aquel que lo necesita”. Manuel Pazos, un guardameta de leyenda.

Luis Miguel González