GENI, CON LA BATUTA DE LOS VETERANOS

“Es un honor y un orgullo dirigir al equipo”

“La Asociación es apasionante deportiva, social y solidariamente”

geni1Se expresa con soltura, simpatía y con cierto énfasis cuando le doy la enhorabuena tras haber sido nombrado entrenador del conjunto de los veteranos del Real Madrid. Releva en el cargo a José Luis Morales, que hace apenas unos días le entregó el testigo. “Dirigir al equipo de veteranos del Madrid es un orgullo. Espero estar a la altura de mi nueva función y no defraudar a nadie”. Esta fue la introducción a la charla que mantuve con Eugenio Martínez de las Heras “Geni” (Madrid, 1-9-1965) que, futbolísticamente, se crío en las divisiones inferiores del Real Madrid. “Entré en la cantera madridista con diez años y pasé por todas sus categorías hasta llegar al Castilla, pero con el primer equipo sólo jugué un partido de Liga. Fue frente al Sporting de Gijón en campo asturiano”.

 

Un partido con el Real Madrid

El debut de Geni en el Madrid se debió a la huelga que, a primeros de septiembre de 1984, llevaron a cabo los jugadores profesionales del fútbol español. En aquel año el entrenador era Amancio y, en El Molinón, en la segunda jornada del campeonato (9-9-1984), el equipo blanco presentó esta alineación: Canales; Eusebio, Juan Carlos, Fuentes, Clemente; Fernando (Márquez, 77), Geni, Bugallo (Hurtado, min. 37); Leonardo, Morales y Losada. El partido finalizó con empate a uno con goles de Eloy, por los asturianos, y de Leonardo por los madridistas. En 1988, Geni fue cedido al Burgos por el Real Madrid. A partir de aquel momento, tras defender la camiseta del cuadro burgalés, una larga aventura futbolística recorrió, jugando en equipo de Segunda División “A” y “B” en un puesto, el de medio centro, en el Geni nunca desentonó.

 

Comienza a alinearse con los veteranos

Estando en el Coslada, Geni tomó la decisión de comenzar a entrenar con el equipo de los veteranos y convertirse no sólo en uno de los “fijos” en los entrenamientos de los martes y jueves en Valdebebas, sino también de los titulares indiscutibles en la veterana formación madridista. “Fue en el año 2002 -señaló Geni- cuando dejé el Coslada y comencé a formar parte del conjunto de los veteranos.

“Espero estar a la altura de mi nueva función y no defraudar a nadie”

Seguía en el fútbol, que es mi pasión, con jugadores que algunos de ellos habían sido compañeros míos en el Madrid. Era otra vida. Entrenaba, jugaba sin la presión de los partidos de competición, y me dedicaba a mis negocios y a la familia. A mi mujer, Lola, y a mis dos hijos; Christian, que tiene 21 años, y Adrián, que ha cumplido 16”. “Los dos -prosiguió- juegan al fútbol en la misma demarcación que lo hacía su padre, medio centro. El mayor sufrió una grave lesión y, con la edad que tiene, no creo que ya llegue muy lejos. El pequeño juega en los juveniles del Rayo y, sin pasión de padre, creo que lo hace bastante bien, pero para llegar a jugar en Primera División, como en todas las facetas de la vida, la suerte también te tiene que acompañar. Yo lo que quiero es que se diviertan jugando al fútbol”.

 

La huella de la personalidad

geni3Camino de las once temporadas que lleva con los veteranos, Geni será el segundo o tercer jugador que más partidos ha jugado. Ahora cambiará el terreno de juego por el banquillo, aunque lo tiene todo bien claro. “Yo voy a seguir yendo a entrenar todos los martes y jueves y, como técnico, voy a disfrutar lo mismo en los viajes y en los partidos. Lo que hace falta es que se vayan incorporando jóvenes jugadores al equipo de los veteranos, aunque es una gozada seguir viendo jugar a los Sanchís, Hierro, Butragueño, Zidane…”. Le digo si, por ejemplo, durante un encuentro se atrevería a dar un grito a alguna de esas leyendas del Madrid que me ha citado y Geni, tras una carcajada, dijo: “Yo no he sido un jugador importante en la historia del Real Madrid, pero en los veinte años que estuve en el club me quedó la huella de la personalidad y seriedad que tiene la mejor entidad deportiva del mundo. Sé que he adquirido una responsabilidad, pero también sé que los jugadores siguen manteniendo ese espíritu de lucha que cuando estaban en activo”. geni2

Cuando le cito la Asociación de Veteranos sus palabras suben de tono y, sin apenas una breve pausa, Geni aseguró: “Nuestra Asociación es apasionante por varias razones. No sólo en el aspecto deportivo, en el que siempre el objetivo es dejar el pabellón del Madrid lo más alto posible, sino por los actos solidarios y sociales que lleva a cabo. Yo creo que es un orgullo para todos los ex jugadores del Real Madrid”. Geni, con la batuta del equipo de los veteranos.

Luis Miguel González