MAKELELE, REFLEXIONES DESDE FRANCIA

“Los tres años que jugué en el Real Madrid fueron maravillosos”

“¡Ojalá el Madrid y el París Saint-Germains se encuentren en la segunda fase de la Champions”

Nació en Zaire (actual República Democrática del Congo) el 18 de febrero de 1973. A los cuatro años de edad se trasladó con su familia a los suburbios de París. Llevaba en sus genes el fútbol. Su padre había jugado en el balompié belga y en la selección nacional de Zaire. Nacionalizado francés, a los 16 años Claude Makelele se integró en la escuela de fútbol de la ciudad de Brest. El principal motivo de abandonar el hogar de sus padres eran las regañinas de sus progenitores por dedicar la mayoría del tiempo al deporte que le apasionaba y olvidarse de los estudios.

makelele1Sería el Nantes el que descubriera el talento del joven Claude. En 1991, el congoleño se unió a las filas del club francés. Tenía 18 años y, en las cuatro temporadas que jugó en el equipo galo, Makelele fue pieza clave para que el Nantes lograra proclamarse campeón de Liga en 1995 y, dos años después, llegara a las semifinales de la Champions League. Makelele comenzaba a ser uno de los cotizados jugadores del balompié francés.

El Olympique de Marsella, que le seguía de cerca, lo contrató. En la única temporada que jugó con la zamarra del Olympique, actuó en 32 partidos y marcó dos goles. La fama del centrocampista traspasó las fronteras y, en 1998, firmaba por el Celta de Vigo, en el que formó parte de una excelente plantilla, en la que se encontraban, entre otros, Karpin, Míchel Salgado, Mostovoi… y que llevó al cuadro vigués a realizar más de una gesta en la Copa de la UEFA.

 

El guardaespaldas perfecto

Un par de campañas en el Celta le bastaron para demostrar que sus innatas condiciones futbolísticas destacarían más en un club de leyenda y siempre con las máximas aspiraciones. Las virtudes de Makelele, la recuperación del balón y el equilibrio en el centro del campo, no pasaron inadvertidas para los técnicos del Madrid, por el que firmó en el año 2000. Llegaba al equipo blanco para ser el complemento de Fernando Redondo, pero al final se convirtió en la pareja perfecta de Iván Helguera. Llegó a ser imprescindible en las alineaciones del once madridista, en el que era el guardaespaldas perfecto de los delanteros, aportando su fútbol elástico, humilde y trabajador.

En Le Havre, localidad francesa de la Baja Normandía, comenzamos a repasar su historial deportivo. Makelele, con una abierta sonrisa que mantuvo a lo largo de la conversación, afirmó: “En todos los equipos que jugué fui feliz, aunque el fútbol también reparte más de un disgusto. Los dos años en estuve en el Celta fueron fenomenales, en el que hice grandes amigos. Después fiché por el Real Madrid. La máxima aspiración de todos los futbolistas es actuar en el considerado mejor equipo del mundo. Fueron tres años maravillosos”.

 

“En el Madrid no era de los mejor pagados”

La llegada de David Beckham al Madrid sería la causa principal para que el congoleño se marchase al Chelsea en el verano de 2003. Cuando le planteo losmakelele2 motivos de irse del club de Chamartín, la sonrisa de Makelele ya no era tan abierta y, como si reflexionase, añadió: “Aquello ya es pasado y no es cuestión de darle muchas vueltas. Yo intenté mejorar mi ficha porque era uno de los peores pagados, a pesar de mi gran aportación al equipo. Y lo digo sin ninguna presunción. El presidente, Florentino Pérez, no aceptó la subida de mi contrato y decidí aceptar la oferta que me hizo el Chelsea. Dejaba de pertenecer al Real Madrid con la satisfacción de haber ganado dos ligas, una Supercopa de España, una Copa de Europa, una Supercopa europea y una Copa Intercontinental”.

 

“En el Chelsea fui muy feliz”

En el conjunto británico siguió demostrando que era uno de los mediocampistas mejores del mundo. En las cinco temporadas que militó en el Chelsea, tuvo como entrenadores al italiano Claudio Ranieri y al portugués José Mourinho. Recordando aquella etapa en la cuna del fútbol, Makelele comentó: “La peor campaña fue la 2007-08, en la que una infección de oídos me privó de jugar más encuentros, pero en líneas generales en el Chelsea también fui muy feliz. ¿Qué opino de Mourinho como entrenador? Tiene grandes cualidades para motivar a los jugadores y, además, vive su profesión con mucha intensidad fuera y dentro del campo”.

En el estío de 2008, el Chelsea le declaró transferible y, tras pasar reconocimiento médico, ingresó en el plantel del París Saint-Germains. Apenas dos años más tarde, en febrero de 2010, Claudie Makelele anunció su retirada, pero continuó en la entidad y, actualmente, es el ayudante de Carlo Ancelotti, técnico del París Saint-Germain. Atrás quedaban las aventuras deportivas de este hombre que, a nivel de selección, había defendido los colores de Francia en más de 50 partidos.

 

Ayudante de Carlo Ancelotti

Su vida transcurre, familiar y profesionalmente en París. Me confiesa que sigue de cerca los partidos del Madrid, del que hace esta reflexión: “La diferencia en el juego que había entre el Barcelona y el Real Madrid se ha equilibrado. Aunque no me guste decirlo, el equipo azulgrana ha jugado fabulosamente en los últimos cuatro años. Era el mejor conjunto de Europa. El Madrid le ha ganado el primer trofeo de la temporada, la Supercopa de España, pero ha comenzado con muchas irregularidades el Campeonato de Liga. No importa. Quedan aún muchas jornadas por jugarse. ¿Y en la Champion? El Madrid siempre es el favorito en todas las competiciones que participa. ¡Ojalá el París Saint-Germain se enfrentara al Real Madrid a partir de los octavos de final. Eso sería señal de que los equipos nos habríamos clasificado para la segunda fase europea”.

En Le Havre, Makelele volvió a enfundarse la camiseta madridista. Jugó con el equipo de veteranos frente al Havre Athletic Club. Repartió abrazos con los jugadores madridistas, sobre todo con los que habían sido compañeros en los tres años que perteneció al Madrid. “Es sensacional -concluyó- no sólo volver a defender la camiseta del Madrid, sino el rencuentro con los compañeros y amigos. La Asociación de Veteranos del Real Madrid, de la que me enorgullezco ser socio, es la mejor del mundo”. Claudie Makelele, reflexiones desde Francia.

Luis Miguel González