EL III MEMORIAL RAMÓN GROSSO SENTIDO Y SOLIDARIO

Los "Amigos de Hierro" ganaron por 9-2 a los "Amigos de Chendo"

La recaudación del partido fue destinada a la ONG Nuevo Horizonte

IIImemorialgrosso5El pasado viernes (28-9-2012), en el Campo Municipal de Navalcarbón, en Las Rozas, tuvo lugar el III Memorial Ramón Moreno Grosso, en memoria de aquel jugador “todoterreno” del Real Madrid que se forjó en la cantera madridista y que heredó el “9” del mítico Alfredo di Stéfano. Allí, en Las Rozas, residió el añorado Grosso, su nombre futbolístico, junto a su esposa, Amparo, y sus cinco hijos: Ramón, Julio, Borja, Gelu y Cristina. Vecinos de esta localidad cercana a Madrid, así como otros habitantes, siempre mostraron su cariño y admiración que si destacó como jugador lo hizo más por sus indiscutibles valores como persona. A las 20:30 del último viernes septembrino de 2012, un equipo formado por los “Amigos de Hierro” se enfrentó al que integraron los “Amigos de Chendo”. Más de una veintena de ex jugadores que lucieron la camiseta blanca se reunieron para recordar viejos tiempos y para jugar en honor de Grosso.

 

Los tres hijos varones se alinearon

Bajo un cielo negruzco que descarga sin piedad una fuerte lluvia, los dos equipos ofrecieron un gran espectáculo deportivo. Los “Amigos de Hierro”, dirigidos por Vicente del Bosque, vistieron de blanco y los “Amigos de Chendo”, bajo la dirección técnica de Toni Grande, lo hicieron de negro. Ganaron los blancos por 9-2, en el que alinearon Ramón y Julio, mientras que Borja, otro de los hijos de Grosso, lo hizo luciendo la zamarra negro. Los jueces del partido fueron Iturralde González y Rafa Guerrero, que tuvieron el significativo y solidario detalle de desplazarse desde las ciudades donde residen, Bilbao y León, respectivamente, para unirse al evento.

IIImemorialgrosso2Un certamen, el III Memorial Ramón Grosso, cuya recaudación fue destinada a Nuevo Horizonte, una ONG dedicada a la humanitaria labor de atender a los niños discapacitados. El resultado, más bien, era lo de menos, aunque siempre estuvo el orgullo en juego. Las emociones, lógicamente, no se pudieron evitar, como las sentidas que brotaron de los ojos de Amparo, la viuda de Grosso; de sus cinco hijos, y de la mayoría de los jugadores, como fueron los casos de Buyo, Sabido, Hierro, Chendo, Butragueño… y, en fin, los gestos de sentimiento de todos los ex jugadores que acudieron a ofrecer lo mejor de su repertorio futbolístico.

 

“Esto ya no hay quien lo pare”

En una amena conversación, Ramón Grosso nos comentó: “Fue una lástima que la climatología noIIImemorialgrosso6 nos acompañara. Hizo una tarde de perros y, por ello, las gradas no estaban muy llenas. Según las informaciones que he recibido, el viernes 28 de septiembre de 2012 sido el cuarto día más lluvioso en los últimos cien años. A pesar del frío y del pertinente aguacero, allí estábamos mi madre, mis hermanos, familiares, amigos y ex futbolistas del Madrid a los que nunca sabré como agradecer el que siempre estén dispuestos a venir a jugar un partido en memoria de mi padre. Una vez más, he comprobado la cantidad de gente que le quería”. A renglón seguido añadió: “Yo creo que esto ya no hay quien lo pare. Tras los éxitos logrados en estos tres memoriales, ya nos hemos puesto a preparar el cuarto. En mi opinión, lo más importantes de todo es que podamos ayudar a Nuevo Horizonte económica, social y solidariamente. Permítame, desde la página web de la Asociación de Veteranos del Real Madrid, enviar mi más sincero agradecimiento a todos los que han hecho posible que se volviera a poner en escena el III Memorial Ramón Moreno Grosso”.

Luis Miguel González