LA SUPERCOPA DE ESPAÑA, DE NUEVO A ESCENA

Será la sexta vez que el Madrid y el Barcelona se enfrenten en este torneo

El Real Madrid fue el primer equipo que debutó en el evento aprobado por la Federación Española de Fútbol

sup90La actual Supercopa de España se puso en juego en la temporada 1939-40, bajo la denominación de Copa de Campeones, en homenaje a los triunfadores de dicha campaña: el Atlético Aviación, campeón de Liga, y el Español de Barcelona, que había conquistado la Copa del Generalísimo. El trofeo se jugó a doble partido y se lo adjudicó el Atlético, tras empatar a tres en el desparecido campo de Sarriá y golear al equipo blanquiazul por 7-1 en el campo de Vallecas. Posteriormente se celebraron otros torneos en los que se enfrentaban los campeones españoles de las dos competiciones nacionales. En 1945, con el nombre de Copa de Oro de Argentina. Años después, organizado por la Federación Española de Fútbol, el evento tuvo más continuidad. Fueron cinco años (1947-1952) en los que, debido al patrocinio de la Primera Dama Argentina, junto con el régimen franquista, se llamó Copa Eva Duarte de Perón.

 

Se aprobó la creación de la Supercopa

Tras un largo paréntesis, en la asamblea general de la Federación Española de Fútbol, a propuesta del entonces presidente del Barcelona, José Luis Núñez, se aprobó la creación de una Supercopa que enfrentarse anualmente a los campeones de Liga y Copa. En 1996, la Federación acordó que, en el caso que un equipo hubiera logrado el doblete, el título de la Supercopa lo disputarían el campeón de Liga frente al subcampeón de Copa. Esta situación se produjo en los años 1996, 1998 y 2009. Anteriormente, en los años 1984 y 1989 no se disputó el torneo. En ambos casos por el mismo motivo: el Athletic de Bilbao y el Real Madrid se habían proclamado campeones de Liga y Copa. En 1986 y 1989, respectivamente, tampoco se puso en escena el torneo. En estas dos ocasiones porque el Real Madrid, que tenía que enfrentarse al Zaragoza en 1986 y, tres años después, a la Real Sociedad, no llegaron a un acuerdo para fijar de las fechas de ambos partidos.

 

El Madrid y la Real, los pioneros

Con el fin de potenciar el torneo, a partir de 1994 la Federación Española acordó adelantar la Supercopa en el calendario, situándola entre el final de la pretemporada y el inicio del Campeonato de Liga. Los dos primeros equipos que lucharon por este título fueron el Madrid y la Real Sociedad. El primer partido se jugó en el estadio Bernabéu (13-10-1982), con victoria del equipo blanco por 1-0. En el encuentro de vuelta en el antiguo campo de Atocha (28-12-1982), el equipo donostiarra se impuso por 4-0 en un partido que estuvo plagado de graves incidentes. Fueron los pioneros del evento.

En las 27 ediciones de la Supercopa de España que hasta la fecha se han celebrado, el Real Madrid y el Barcelona se han enfrentado en cinco ocasiones. En el palmarés de ambos equipos, el equipo azulgrana ha conquistado el título en nueve ocasiones y el conjunto blanco en ocho. En este mes de agosto de 2012 será la sexta vez que el equipo blanco y el azulgrana se verán las caras. El Madrid con el objetivo de igualar en galardones al Barça, y éste para ampliar su historial en dicho torneo. Atrás quedaron esos cinco encuentros entre los dos conjuntos que más expectación levantan, tanto en el fútbol español como a nivel mundial, de los que hacemos el siguiente resumen.

 

Un gol de Butragueño supuso el primer títulosup01

El primer “clásico” de la Supercopa entre el Madrid y el Barcelona fue el 21 de septiembre de 1988. En el estadio Bernabéu, ante 70.000 espectadores, el equipo local se impuso al visitante por 2-0. Míchel abrió la cuenta y Hugo Sánchez la cerró. Ocho días después, en el choque de vuelta, el triunfo (2-1) fue para el conjunto catalán, pero el gol de Butragueño, antes de los dos que marcó Bakero, le otorgó al Madrid el primer galardón de la Supercopa. Leo Beenhakker, por entonces técnico de los madridistas, le ganó la partida a su compatriota Johan Cruyff, que era el máximo responsable del plantel azulgrana. Con arbitraje de Pes Pérez, éstas fueron las formaciones: Barcelona: Zubizarreta; Urbano, Serna, López Recarte, Soler (Lineker, 46); Roberto, Eusebio, Bakero, Carrasco (Milla, 80); Julio Salinas y Beguiristain. Real Madrid: Buyo; Solana, Tendillo, Sanchís, Esteban; Míchel, Martín Vázquez, Gallego, Schuster; Butragueño (Gordillo, min. 80) y Hugo Sánchez.

 

Un gol de leyenda y segundo galardón

A mediados de noviembre de 1990, John Toshack fue destituido por los vaivenes del equipo blanco en la Liga. El triunvirato formado por Di Stéfano-Camacho-Grosso se hizo cargo de la plantilla. La batuta de la orquesta madridista la llevaba Alfredo Di Stéfano, junto a sus dos ayudantes. En su segunda etapa como entrenador del Real Madrid, La Saeta iba a lograr su primer título como entrenador de los de Chamartín. Apenas quince días después de hacerse cargo del equipo, el Madrid conquistaba la segunda Supercopa ante el Barcelona. La primera confrontación tuvo lugar en el Camp Nou, donde el conjunto blanco se apuntó el triunfo con una certera diana de Butragueño. El segundo envite resultó histórico. Los cerca de 75.000 espectadores que acudieron al estadio Santiago Bernabéu se entusiasmaron con el juego del Madrid y, sobre todo, con el 4-1 que le endosó al Barcelona, que se adelantó en el marcador con un gol de Goicoechea a los 21 minutos de juego. El Real Madrid enarboló la bandera de su orgullo y gallardía y, antes del descanso, había inclinado la balanza a su favor con sendos tantos de Butragueño. En la segunda parte, Hugo Sánchez logró el tercero de la fría noche y Aragón marcó un gol de leyenda. Disparó desde el centro del campo y, en la espectacular volea, batió a Zubizarreta. Urízar Azpitarte arbitró el encuentro con estas alineaciones: Real Madrid: Buyo; Chendo, Sanchís, Hierro, Solana; Míchel, Maqueda, Aragón, Villarroya; Butragueño (Aldana, min. 75) y Hugo Sánchez (Losada, min. 75). Barcelona: Zubizarreta; Alex, Serna, Herrera, Soler; Eusebio, Amor, Laudrup (López Recarte, 71); Goicoechea, Julio Salinas y Beguiristain (Carreras, min. 46).

 

Campeones en el Camp Nou

En la temporada 1993-94, con el Campeonato de Liga avanzando inexorablemente, la afición madridista estaba de uñas con el conjunto que, en aquella campaña, dirigía Benito Floro. Acercándose el invierno de 1993, el presidente del club, Ramón Mendoza manifestó: “Este equipo está ahora mismo roto, desquiciado”. Cuando parecía superarse la crisis y se escalaban posiciones en la Liga se reincidía en el fracaso. Por ello, los sonoros pitos que se escuchaban en Chamartín se convirtieron en música celestial al lograr el Madrid el tercer entorchado de la Supercopa, como campeón de Copa, frente al Barcelona, que era el vigente campeón de Liga. El 2 de diciembre de 1993, con alrededor de 45.000 aficionados en las gradas del coliseo madridista, los enconados rivales desde que ambos se fundaron, iban a dirimir el primer duelo. Dos goles de Alfonso y uno de Zamorano, por el único que consiguió Stoichkov por los forasteros, dejaron un definitivo y esperanzador 3-1 en el marcador para el encuentro de vuelta. Lejos de conformarse con la ventaja lograda en el partido de ida (16-12-1993), el Real Madrid afrontó el partido en el Camp Nou con la intención de dictar sentencia lo antes posible. La teoría la llevó a la práctica. A los 21 minutos Zamorano batió a Busquets. Igualó la contienda Bakero en el minuto 65. Era el gol del empate a uno y un nuevo título de la Supercopa se lo trajo el Madrid de la Ciudad Condal en su zurrón. El arbitraje corrió a cargo de Díaz Vega y estos fueron los protagonistas del encuentro. Barcelona: Busquets; Ferrer, Guardiola, Koeman, Sergi; Goicoechea, Amor, Bakero; Stoichkov (Laudrup, min. 49), Romario y Beguiristain (Quique Estebaranz, min. 49). Real Madrid: Buyo; Luis Enrique, Alkorta, Sanchís (Nando, min. 87), Lasa; Míchel, Hierro (Ramis, min. 67), Milla, Prosinecki; Alfonso y Zamorano.

 

Exhibición de fútbol y goleada

Antes de finalizar el siglo XX, la Supercopa de España volvió a lucir el cartel del doble pulso que echarían el Madrid y el Barcelona. El primer encuentro (20-8-1997) tuvo como escenario el Cam Nou, que registró una entrada apoteósica: 120.000 espectadores que enronquecieron apoyando al Barça, por aquellas fechas a las órdenes del técnico holandés Louis van Gaal. En el banquillo visitante se sentó el entrenador alemán Jupp Heynckes, que se marchó satisfecho del resultado obtenido por sus hombres en el feudo catalán. Un corto 2-1 a favor de los azulgranas, con goles de Giovanni y Nadal, y de Raúl por el equipo blanco, dejó abierto el suspense para el partido de vuelta, que tuvo lugar en el estadio Bernabéu tres días después. En una prodigiosa exhibición de fútbol, desde el pitido inicial, el Real Madrid doblegó al Barcelona con un esplendoroso 4-1. Raúl fue el autor de dos goles, a los que se añadieron, respectivamente, los de Mijatovic y Seedorf, mientras Giovanni hizo el tanto del honor del cuadro catalán. Daudén Ibáñez fue el juez del encuentro en el que se alinearon estos hombres: Real Madrid: Cañizares; Panucci, Hierro, Karanka, Roberto Carlos; Ze Roberto (Sanchís, min. 71), Seedorf, Guti (Jaime, min. 63), Mijatovic; Raúl y Suker (Víctor, min.72). Barcelona: Hesp; Ferrer, Abelardo, Guardiola, Sergi; Reiziger, Amor (Ciric, min. 57), Giovanni, Rivaldo; Figo y Anderson (Dugarry, min. 68).

sup97

Más de un decenio había transcurrido sin que el Real Madrid y el Barcelona hubieran vuelto a ser los protagonistas de la Supercopa. Sería en 2011, en el inicio de la segunda década del siglo XXI cuando el prólogo a la temporada 2011-12 lo iban a describir ambos equipos con el primer título en juego de la citada campaña. El 14 de agosto de 2011 el estadio Bernabéu abrió sus puertas para recibir a los azulgranas y a los 80.000 aficionados que albergaron las gradas del recinto madridista. El equipo blanco dominó el encuentro e incluso se adelantó en el marcador por medio de Ozil a los 12 minutos de juego, pero a los 35 empató Villa y, cuando el primer tiempo prácticamente estaba concluido, Messi puso en ventaja a los barcelonistas. No había merecido el conjunto anfitrión irse al descanso con esa mínima desventaja, pero la fortuna se alió con los visitantes. A los ocho minutos de la reanudación, Xabi Alonso estableció el empate a dos, resultado que se mantuvo inamovible hasta el final del encuentro.

En el Camp Nou, tres días después, los dos equipos ofrecieron un partido para grabarlo en los anales de la historia. Un Madrid poderoso e intenso tuvo contra las cuerdas al Barcelona, pero las genialidades de Messi sentenciaron el encuentro a favor del once azulgrana. La primera parte resultó maravillosa y la segunda bastante desagradable. La alta tensión con la que se jugaron los últimos minutos del partido, sobre todo por la entrada de Marcelo a Cesc, terminó en una tangana en la que también participó Mourinho, que se acercó a Tito Vilanova, segundo entrenador del Barça, y le metió un dedo en un ojo. Triste y lamentable final de un encuentro que había tenido todos los ingredientes para desguatar un exquisito plato de fútbol. Abrió el marcador Iniesta a los 15 minutos y, cuatro después, empataba Cristiano Ronaldo. Al filo del descanso, Messi deshizo la igualada. Benzema, con su tanto en el minuto 81 y las nuevas tablas, dejó al Barcelona aturdido. Cuando los aficionados pensaban que habría que jugar una prórroga, Messi batió a Casillas en el minuto 87. Era el gol del triunfo azulgrana y la conquista de una nueva Supercopa. Fernández Borbalán, árbitro del encuentro Por parte del Madrid, amonestó a Khedira, Cristiano Ronaldo, Pepe, Sergio Ramos, Coentrao y expulsó a Marcelo y Ozil. Por el lazo azulgrana mostró tarjeta amarilla a Xavi, Mascherano y Valdés y expulsó a Villa. Estas fueron las alineaciones: Barcelona: Víctor Valdés; Alves, Piqué, Mascherano, Abidal; Xavi, Busquets, (Keita, min. 85), Iniesta; Pedro (Cesc, min. 82), Messi y Villa (Adriano, min. 73) Real Madrid: Casillas; Sergio Ramos, Pepe, Carvalho, Coentrao; Khedira (Marcelo, min. 45), Xavi Alonso, Ozil (Kaká, min. 78), Di María (Higuain, min. 63); Cristiano Ronaldo y Benzema.

En este mes agosteño de 2012, los días 23 y 29, primero en el Camp Nou y después en el estadio Santiago Bernabéu, el primer “clásico” de la temporada 2012-13 ya está avalado por una expectación inusitada. ¿Quién conquistará la Supercopa de España 2012? Una interrogante de complicada respuesta.

Luis Miguel González