SE HAN CUMPLIDO 50 AÑOS DEL PRIMER DOBLETE NACIONAL

En la temporada 1961-62, el Madrid conquistó por primera vez la Liga y la Copa de España

En la final de Copa, después de 15 años de “sequía”, ganó al Sevilla por 2-1, con dos goles de Puskas, uno de penalti

PYVEn la temporada 1960-61, el Real Madrid se mostró especialmente intratable. El equipo blanco no sólo se proclamó campeón de Liga, sino que sacó 12 puntos de ventaja al segundo clasificado, el Atlético de Madrid, y 19 al tercero, el Zaragoza. El hecho tiene aún más relevancia si tenemos en cuenta que la victoria se premiaba con dos puntos por aquel entonces. Puskas se adjudicaba el Trofeo Pichichi, al ser el máximo goleador de la Liga con 27 goles, y Vicente Train “El grapas”, se llevaba el Trofeo Zamora, al convertirse en el portero menos goleado de aquella campaña. A partir de esa edición del Campeonato Nacional de Liga, la 30 desde que nació este torneo en España, el Real Madrid iba a conseguir por primera vez en su historia y en la del fútbol español, conquistar cinco galardones de Liga consecutivos.

 

Líderes durante 26 jornadas

En la siguiente temporada, 1961-62, el Madrid acentuó su dominio en las dos competiciones domésticas. Un poderío que se materializó en el primer doblete de títulos nacionales de su historia: la Liga, con tres puntos de ventaja sobre el Barcelona, y la Copa de España, un trofeo que recuperaba después de tres lustros de “sequía”. La superioridad mostrada durante el campeonato por el equipo madridista fue más que notable, como lo prueba que en la cuarta jornada alcanzara el liderato y se mantuviera en esa privilegiada posición hasta concluir la competición. Sin embargo, ni los buenos resultados ni la marcha del equipo son aplaudidos por la afición de Chamartín. Se empieza a hablar de crisis, de que el conjunto blanco no responde a las expectativas que se han depositado en él, e incluso suena el técnico Bela Guttman como sucesor de Miguel Muñoz en el banquillo. En el último episodio del torneo, tras ganar al Valencia por 4-1, la afición se olvidó de la crisis y entonó con un gran entusiasmo el alirón de campeones. Era el octavo título de Liga en la historia de la entidad madridista.

 

Quince años después

Desde 1947, año en que el Real Madrid se alzaba con el título de Copa, tras vencer al Español por 2-0 en Riazor, el equipo blanco no conseguía reverdecer RM1962viejos laureles en este torneo. Por fin, quince años después, los de Chamartín volvían a ser campeones de la entonces llamada Copa del Generalísimo. Tras eliminar al San Sebastián, Elche, Barcelona y Zaragoza, en la final se encontró con el Sevilla. Un rival duro y correoso que no se amilanó ante el ya pentacampeón de Europa. El estadio Santiago Bernabéu fue el escenario del decisivo encuentro, que registró una gran entrada. En el primer tiempo no hubo goles, pero nada más reanudarse el partido, a los 48 minutos, Diéguez cobró ventaja para los sevillistas. Puskas, a los 77 minutos de juego, logró el empate al transformar un penalti. El ex madridista Mateos tuvo en sus pies volver a adelantar al Sevilla en el marcador, pero el penalti que lanzó lo atajó Araquistain. En el último suspiro del partido (minuto 89), Puskas daba el triunfo al Madrid con su segundo tanto particular. Aquel 8 de julio de 1962, bajo arbitraje de Castiñeiras, estas fueron las alineaciones: Real Madrid: Araquistain; Marquitos, Santamaría, Miera; Isidro, Pachín; Tejada, Del Sol, Di Stéfano, Puskas y Gento. Sevilla: Mut; Juan Manuel, Campanal, Luque; Achúcarro, Ruiz Sosa; Mateos, Moya, Areta, Diéguez y Agüero.

Luis Miguel González