FALLECIÓ PITINA, LA ESPOSA DE FLORENTINO PÉREZ

María Ángeles Sandoval tenía 62 años y era madre de tres hijos: Eduardo, Florentino y María Ángeles

PITINAAsidua al palco de honor del estadio Bernabéu, siempre dio muestras de su simpatía, cariño y cordialidad. Era amable, simpática, simpática y cariñosa. Tenía esas virtudes que siempre llevaba como estandarte por este incomprendido mundo. Como incompresible ha sido, aunque no sabemos donde nos va a sorprender la guadaña de la muerte, que en esta variable primavera, con sus luces y sus sombras, nos haya dejado María Ángeles Sandoval, la afectiva “Pitina”, esposa de Florentino Pérez, Presidente del Real Madrid.

Tenía 62 años, aún toda una vida por delante. Era asidua al Palco de Honor del estadio Santiago Bernabéu. En más de una ocasión viajó por España y por extranjero acompañando al Madrid. Era una ferviente madridista que, debido al protocolo, no expresaba su alegría por los triunfos del equipo blanco ni se la notaban los disgustos, los menos, si el Madrid no tenía una tarde o una noche afortunada. En ese palco, en el de autoridades, Pitina, como cariñosamente la llamaban sus familiares y amigos, rebosaba optimismo ante de los encuentros. Un entusiasmo que contagiaba a todos los asistentes al palco de honor.

Hace tiempo, una larga y traidora enfermedad la tuvo apartada de sus quehaceres personales y de su pasión deportiva: el fútbol y “su” Real Madrid. Con esfuerzo y sacrificio, con el ímpetu de una inefable luchadora, la fue superando. María Ángeles volvía a sonreír, a dar muestras de su fortaleza y a ser la incontestable seguidora del Real Madrid. Por ello, cuando el crepúsculo se cernía sobre Madrid el citado 22 de mayo, cuando saltó la noticia de su fallecimiento, los que la conocíamos, los que tuvimos la fortuna de tratarla, nos quedamos tristes y anonadados. Nadie esperaba el fatal desenlace de esta infatigable mujer.

Desde la Asociación de Veteranos del Madrid, en nombre de Alfredo Di Stéfano, Presidente de dicha entidad y de Honor del club; de la Junta Directiva, y de lo todos los asociados y empleados, vaya el más sentido pésame para Florentino Pérez; para sus hijos, Eduardo, Florentino y María Ángeles, y para todos los familiares de “Pitina” y del Presidente del club. Descanse en paz María Ángeles Sandoval, esta gran madre y esposa que, seguramente, ya estará repartiendo simpatía por los caminos del cielo.

Luis Miguel González